Skip to main content

En ocasiones me llegan casos surrealistas ante los cuales no sé si preocuparme, reír o reflexionar profundamente si veintitrés años en este negocio realmente me han enseñado algo.  Un cliente tiene ya más de 90 días esperando a que le resuelvan y, a la hora de darle seguimiento, los responsables en la institución o no responden o lo hacen con evasivas.

Los argumentos han sido de lo más variopinto para justificar el atraso: desde que tienen que asegurarse que todo está correcto porque hay fondos públicos de por medio hasta que hicieron una comisión de investigación “…para determinar la responsabilidad de las partes”. 

Al solicitar la documentación de dicha comisión me indican que ¡es confidencial!  Se justifican en que es proteger la intimidad de los funcionarios que están revisando el trámite y evitar presiones indebidas.  Además, según la Ley General de Control Interno establece que las investigaciones de auditoría son confidenciales. Nota: la confidencialidad la decreta una funcionaria de nivel medio, 3 meses después vía correo electrónico dicho sea de paso. Toda la teoría del acto adminstrativo anulada mediante un correo. ¡Eso es la aplicación creativa del Derecho!

Este caso, y muchos otros, reflejan un desconocimiento de lo que es realmente un reajuste de precios.  La Sala Constitucional, desde 1998, lo definió de forma muy sencilla, es:

“un mecanismo jurídico de restitución del valor real de la obligación, de la restitución del equilibrio financiero del contrato, de manera que se pague lo que previamente se convino, es decir, es el pago integral del precio, para que no exista, ni perjuicio para el contratista, ni un de parte del Estado.” enriquecimiento indebido.” (Sala Constitucional Voto 6432-98)

Debe prevalecer el equilibrio económico del contrato.

  •  ¿Qué NO es un reajuste?
  1. No es una indemnización: No hay que demostrar un daño.
  2. No es una modificación contractual: el precio no cambia, solo se reajusta para traerlo a valor presente.
  3. No es una modificación del precio.
  4. No es para determinar responsabilidades de las partes: el reajuste procede por un cambio en los costos directos e indirectos del contratista que no es atribuible a las partes, por lo que no se puede interpretar que haya responsabilidad alguna.
  • ¿Cómo se calcula?

Según la fórmula:

  1. Que la institución haya incluido en el cartel.
  2. De la Contraloría si está incluida en el cartel. Es opcional.
  3. Que el contratista haya propuesto.
  4. Que está en el Reglamento para el reajuste de precios de contrato de obra pública de construcción y mantenimiento (http://www.pgrweb.go.cr/scij/Busqueda/Normativa/Normas/nrm_texto_completo.aspx?nValor1=1&nValor2=57159 ): Solo aplica para casos de construcción de obra pública, no para venta de bienes y servicios.

Si es un contrato de ejecución continua, entonces el reajuste se calcula mes a mes según el cronograma de trabajo.

  • ¿Qué debo presentar?

Todo aquel documento que demuestre el cambio de los costos directos e/o indirectos por razones no atribuibles al contratista.

  • Mitos

Mito 1: No se reajusta precio en moneda extranjera. Lo que no se reajusta es la pérdida por diferencial cambiario. Si el costo está en moneda extranjera y este cambia es reajustable.

Mito 2: Con el reajuste compenso errores en la cotización. Falso, el reajuste de precios no es para corregir errores en las ofertas. Es un riesgo de empresa que no se reajusta según la Sala Constitucional y la Contraloría General de la República. No se atenga.

Mito 3: El derecho al reajuste empieza hasta que se ejecuta el contrato. El contratista tiene derecho al reajuste desde el día de la apertura de las ofertas.

Mito 4: La institución puede rechazar el derecho al reajuste. Falso. Lo que se discute es el monto del reajuste, no si el contratista tiene derecho a que le reajuste.

Mito 5: Solo es a favor del contratista. También hay reajuste a la baja en caso que la institución determine que hubo variación en los costos a su favor.

  • Plazo para resolver

El único plazo es el que está en el Reglamento para el Reajuste de Precios en los Contratos de Obra Pública de Construcción y Mantenimiento que es de 30 días naturales para verificar y pagar (Artículo 209). Sin embargo, rara vez esto ocurre y las instituciones manejan el concepto de “plazo razonable.” Por eso se impone un seguimiento constante. Cobre intereses moratorios.

  • ¿Puedo perder el derecho al reajuste?

Correcto, en dos casos:

  1. Prescripción: 5 años.
  2. Firma de finiquito.

Dependiendo del contrato, el reajuste puede ser más o menos complejo, pero una cosa es segura, ármese de paciencia y haga un seguimiento constante de lo contrario el proceso puede tardar años. Recuerde, estos contratos también se ejecutan estratégicamente, con inteligencia de negocio.

Si requiere asesoría legal en estos y otros caso, hablemos con confianza. Hasta la siguiente entrega.

Leave a Reply